Los Toros de Hoy son los Cristianos de Ayer

Dentro de algunos milenios, el ser humano habrá madurado lo suficiente como para darse cuenta de lo que sus antiguos ancestros tenían como costumbre,  del horror y la falta de compasión de la que la sociedad hacia gala en aquella deshumanizada época.

Entonces habrán dejado huella y escribirán sobre nosotros como seres salvajes, que en plena era del “cristianismo” teníamos costumbre de algunos ritos sanguinarios, y nos miraran y recordaran del mismo modo que nosotros recordamos a los crueles gobernantes romanos que organizaban juegos circenses inhumanos donde el dolor y el sufrimiento eran el atractivo principal, y la población cómplice gozando con el pan y circo que se les ofrecía a cambio de no preocuparse por temas más incómodos para sus líderes.

Esta es la visión que nos generaran las llamadas “fiestas bravas” o la tristemente popular  tauromaquia, que observándola desde un punto neutral, consiste en encerrarse en un ambiente circular y torturar a un toro hasta hacerlo sangrar en un primer momento y luego matarlo, haciendo uso herramientas diseñadas exclusivamente para este fin, espadas, cuchillos, agujas, rejas, todo solo para demostrar el pseudo poderío del hombre frente a las bestias, mientras los asistentes complementan el cuadro de horror con el jolgorio, palmas, fotos para revistas, y las palmas que van haciéndose mas fuertes mientras el desangramiento prosigue.

Uno tendría que preguntarse, ¿es esto un arte? ¿Tradición?, ¿el arte usa armas?, ¿es la guerra un arte? Cuales son las condiciones para que algo sea llamado arte y algo no, la respuesta es simple, el arte construye, el arte crea, cualquier cosa que vaya por el camino contrario, no tiene el honor de ser llamado arte.

Incluso se ha criticado mucho el uso de niños en estas corridas, tanto como espectadores como toreros, las secuelas psicológicas y físicas son irreversibles, tanto así como despierta tempranamente en los niños la costumbre de la hipocresía, al castigarlo al maltratar a un perro pero llevarlo a observar una corrida de toros.

La irresponsabilidad de algunos medios que por sus intereses económicos apoyan totalmente estas reuniones sangrientas, dejando de lado el creciente movimiento abolicionista,  y el interés cada vez mayor de la opinión pública.

Una de las soluciones al tema sería crear grupos de debate, donde se pueda llegar a un acuerdo, tal como prohibir la participación de niños en estos actos, y donde se elimine el maltrato previo al espectáculo, en el interior del país,  por ejemplo los espectáculos donde el toro es el protagonista continúan pero sin el maltrato, una suerte de “toro match”.

A esta concepción distorsionada de lo que es arte también se le ha sumado otro tipo de adeptos, ni más ni menos que la iglesia católica, muchas veces se han visto en estos espectáculos conocidos sacerdotes limeños, y hombres de fe que ponen en duda sus más intrínsecos valores éticos.

Para muchos fervientes creyentes la Iglesia no debería ligarse a este tipo de entretenimiento, en Perú se vincula con el nombre del Señor de Los Milagros, al entregársele al torero “ganador”, un escapulario llamado “Escapulario de Oro del Señor de Los Milagros”, y en su la mayoría de países en festividades dedicadas a santos y vírgenes, con lo cual cuenta con la bendición de la Iglesia Católica, cuando fueron los primeros cristianos los que sintieron en carne propia lo que significa ser maltratado, humillado, torturado y asesinado para diversión de otros. Así es como hoy en día los toros han tomado el lugar de los antiguos cristianos.

Fernando Zapata O.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: